Tecnología obsoleta ¿Por qué mucha gente sigue usando el fax?




 

La máquina de fax parece un símbolo de una tecnología obsoleta. Se puede pensar que ha sido reemplazada completamente por las redes informáticas, pero en realidad el fax goza de una gran popularidad.

Millones de personas y empresas envían decenas de millones de páginas de fax cada día. Lo hacen a través de máquinas de fax, impresoras multifuncionales e incluso servicios para enviar faxes en línea. Resulta que en muchos casos, el fax es más seguro, más fácil de usar y mejor adaptado a los hábitos de trabajo existentes que la mensajería por computadora.

Las empresas son la clave

El envío de faxes sigue vivo, especialmente en Japón y Alemania, y en los principales sectores de la economía de Estados Unidos, como la salud y los servicios financieros. Es cierto que se envían muchos más correos electrónicos, pero millones de faxes también viajan por el mundo a diario.

Una encuesta no científica realizada en marzo de 2018 entre miles de miembros de un foro en línea para profesionales de la tecnología de la información reveló que el 90 por ciento de ellos aún enviaba faxes.

La persistencia del fax -y de las personas que envían faxes- se debe en parte a que la industria del fax se ha adaptado a las nuevas tecnologías. Las máquinas de fax siguen dominando, pero ambas encuestas sugieren que los usuarios están cambiando a servicios basados en computadoras. Un ejemplo de esto son los servidores de fax que permiten a los usuarios enviar y recibir faxes como documentos electrónicos.

Los servicios de fax basados en la nube, que tratan los faxes como imágenes o archivos PDF adjuntos a los correos electrónicos, también son cada vez más populares. Estos nuevos sistemas pueden transmitir faxes a través de líneas telefónicas o Internet, dependiendo del destinatario, manejando documentos en papel y electrónicos con la misma facilidad.

Aceptación legal

La longevidad del fax también se beneficia enormemente de la renuencia -tanto legal como social- a aceptar un correo electrónico como seguro, y la resistencia a implementar y usar firmas electrónicas. Las firmas enviadas por fax se aceptaron legalmente a finales de la década de 1980.

Durante la década del 2000 también se otorgó poder legal a las firmas digitales, pero la aceptación institucional e individual sólo se ha producido parcialmente.

Incluso en el sector farmacéutico se siguió prefiriendo los faxes en lugar del correo electrónico durante muchos años a partir de entonces. Eso significaba, hasta hace muy poco, que un farmacéutico podía aceptar una receta por fax, pero no una escaneada y enviada por correo electrónico.

La confortable inercia

Otro factor personal que preserva el envío de faxes es la renuencia de los usuarios a cambiar. Las pequeñas empresas que encuentran que el envío de faxes satisface todas sus necesidades tienen pocas razones para gastar el dinero y el esfuerzo de probar una nueva tecnología para el intercambio de documentos. Toda empresa que prefiera el fax anima a todos sus clientes y proveedores a seguir enviando faxes también.

También es importante recordar que las máquinas de fax e impresoras multifuncionales con capacidad de fax proporcionan una capacidad de copia de seguridad económica en caso de problemas técnicos con una conexión a Internet, o incluso un ciberataque.

A falta de una razón de peso o de algún mandato de la dirección o del gobierno, la gente a menudo no cambia las tecnologías.

El ocaso quizás está cerca

El envío de faxes continúa porque sigue siendo mejor – más barato, más conveniente, más seguro, más cómodo – que las alternativas para muchas personas, empresas y organizaciones. Los faxes seguirán siendo importantes hasta que la transmisión de datos digitales sea más fácil y aceptada. Pero eso podría estar muy lejos.

Eventualmente, la generación de personas mayores que se sienten más cómodas con el fax que con el correo electrónico se desvanecerá. Hasta entonces, sin embargo, las máquinas de fax sobrevivirán.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *