¿Por qué tanta gente sigue perfiles falsos en redes sociales?



El primer paso para llevar a cabo propaganda en línea y campañas de desinformación casi siempre comienza con un perfil falso en los medios sociales. Los perfiles falsos de personas inexistentes se abren camino en las redes sociales de personas reales, donde pueden difundir sus falsedades con impunidad.

Pero ni las compañías de redes sociales ni las innovaciones tecnológicas ofrecen maneras confiables de identificar y eliminar los perfiles de los medios sociales que no representan a personas auténticas. Aunque las compañías de redes sociales han comenzado a contratar a más gente y a usar inteligencia artificial para detectar perfiles falsos, eso no será suficiente para revisar cada perfil a tiempo de detener su mal uso.

Como explora el siguiente artículo, el problema no es que la gente – y los algoritmos – creen perfiles falsos en línea. Lo que realmente está mal es que otras personas se enamoran de ellos y los siguen.

El eslabón más débil, el ser humano

Para entender los procesos de pensamiento de los usuarios de las redes sociales, investigadores crearon perfiles falsos en Facebook y enviaron solicitudes de amistad a 141 estudiantes de una gran universidad.

Cada uno de los perfiles falsos variaba de alguna manera – como tener muchos o pocos amigos falsos, o si tenía o no una foto de perfil. La idea era averiguar si uno u otro tipo de perfil tenía más éxito en ser aceptado como un contacto por los usuarios reales – y luego entrevistar a la gente engañada para averiguar cómo sucedió.

Los resultados; sólo el 31% de las personas objetivo rechazaron la solicitud de una persona falsa. Cuando se realizó la encuesta dos semanas después, el 53% de los usuarios aún estaban considerando aprobar la solicitud. Casi uno de cada cinco -18%- había aceptado la solicitud de inmediato.

¿Por qué seguimos a desconocidos?

Cuando se entrevistó a las personas reales a las que se dirigían los perfiles falsos, lo más importante que encontraron fue que los usuarios creen que hay una persona detrás de cada perfil. La gente me dijo que habían pensado que el perfil pertenecía a alguien que conocían, o posiblemente a alguien que un amigo conocía.

Ni una sola persona sospechó que el perfil estaba creado expresamente para engañarlos. Pensar erróneamente que cada solicitud de amistad proviene de una persona real puede hacer que la gente acepte solicitudes de amistad simplemente para ser cortés y no herir los sentimientos de otra persona, incluso si no están seguros de conocer a la persona.

Casi todos los usuarios de redes sociales deciden si aceptan un contacto por unos pocos elementos clave del perfil del solicitante, principalmente cuántos amigos tiene la persona y cuántos contactos mutuos existen. Las personas que ya tienen muchos contactos son aún menos exigentes, aprobando casi todas las solicitudes que llegan.

Una reacción en cadena

Así que incluso un nuevo perfil atrapa a algunas víctimas. Y con cada nueva conexión, el perfil falso parece más realista y tiene más amigos comunes con los demás. Esta cascada de víctimas es la forma en que los perfiles falsos adquieren legitimidad y se extienden.

La difusión puede ser rápida porque la mayoría de las redes sociales están diseñadas para que los usuarios sigan volviendo, comprobando habitualmente las notificaciones y respondiendo inmediatamente a las solicitudes de conexión.

Esta tendencia es aún más pronunciada en los smartphones, lo que puede explicar por qué los usuarios que acceden a las redes sociales a través de los smartphones tienen muchas más probabilidades de aceptar solicitudes de perfil falsas que los usuarios de computadores de sobremesa o portátiles.

Ilusiones de seguridad

Y los usuarios pueden pensar que están más seguros de lo que realmente están, asumiendo erróneamente que la configuración de privacidad de una plataforma los protegerá de perfiles falsos. Por ejemplo, muchos usuarios dijeron que creen que los controles de Facebook para conceder un acceso diferente a los amigos frente a otros también los protegen de los perfiles falsos.

Del mismo modo, muchos usuarios de LinkedIn expresaron que creen que debido a que sólo publican información profesional, las consecuencias potenciales de aceptar conexiones maliciosas en ella son limitadas.

Pero esa es una suposición errónea: Los hackers pueden utilizar cualquier información obtenida de cualquier plataforma. Por ejemplo, el simple hecho de saber en LinkedIn que alguien está trabajando en una empresa les ayuda a crear mensajes de correo electrónico para la persona u otras personas de la empresa.

Además, los usuarios que aceptan solicitudes de forma descuidada asumiendo que sus controles de privacidad los protegen ponen en peligro otros contactos que no han establecido sus controles a un nivel tan alto.

¿Soluciones?

Usar las redes sociales de forma segura significa aprender a detectar perfiles falsos y utilizar la configuración de privacidad correctamente. Existen numerosas fuentes de asesoramiento en línea, incluidas las páginas de ayuda de las propias plataformas.

Pero con demasiada frecuencia se deja que los usuarios se informen por sí mismos, por lo general después de haber sido víctimas de una estafa en los medios sociales, que siempre comienza con la aceptación de una solicitud falsa. Los adultos deben aprender -y enseñar a los niños- a examinar cuidadosamente las solicitudes de conexión para proteger sus dispositivos, perfiles y mensajes de miradas indiscretas, y a sí mismos de ser manipulados maliciosamente.

Esto incluye revisar las solicitudes de conexión durante los períodos libres de distracciones del día y usar una computadora en lugar de un teléfono inteligente para verificar las conexiones potenciales. También implica identificar cuáles de sus amigos reales tienden a aceptar casi todas las solicitudes de amistad de cualquier persona, lo que les convierte en enlaces débiles en la red social.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *