Cambia la configuración de tu smartphone para que no puedan seguir tus movimientos.



Las empresas de tecnología se han visto afectadas por las revelaciones sobre lo mal que protegen la información personal de sus clientes, incluido informes detallados de la capacidad de las aplicaciones de los teléfonos inteligentes para realizar un seguimiento de las ubicaciones de los usuarios.

A los usuarios de teléfonos inteligentes nunca se les pregunta explícitamente si quieren que se les siga la pista en todo momento de cada día. Pero las empresas de telefonía móvil, los fabricantes de teléfonos inteligentes, los desarrolladores de aplicaciones y las empresas de redes sociales afirman que tienen el permiso de los usuarios para llevar a cabo una vigilancia personal casi constante.

La desinformación del consumidor

El problema subyacente es que la mayoría de la gente no entiende cómo funciona realmente el seguimiento. Las compañías de tecnología tampoco han ayudado a enseñar a sus clientes sobre el tema. De hecho, han ocultado intencionalmente detalles importantes- Esto para poder construir una economía de datos multimillonaria basada en una noción éticamente cuestionable de “consentimiento informado”.

La mayoría de las empresas revelan sus prácticas de protección de datos en una política de privacidad; la mayoría de los programas requieren que los usuarios hagan clic en un botón diciendo que aceptan los términos antes de usar el programa.

Pero la gente no siempre tiene libertad de elección. En su lugar, se trata de un acuerdo de «tómalo o déjalo», en el que un cliente sólo puede utilizar el servicio si está de acuerdo.

Datos vendidos a terceros

Hay algunas situaciones en las que las empresas de plataformas móviles como Apple y Google han permitido que la gente ejerza cierto control sobre la recopilación de datos.

Por ejemplo, los sistemas operativos móviles de ambas compañías permiten a los usuarios desactivar los servicios de localización, como el seguimiento por GPS. Lo ideal es que esto impida que la mayoría de las aplicaciones recopilen tu ubicación, pero no siempre es así.

Además, no sirve de nada si tu proveedor de telefonía móvil revende la información de ubicación de su teléfono a terceros. Los fabricantes de aplicaciones también pueden persuadir a los usuarios para que no desactiven los servicios de localización, de nuevo con notificaciones de «tómalo o déjalo».

Al gestionar privilegios para aplicaciones iOS, los usuarios pueden elegir si la aplicación puede acceder a la ubicación del teléfono «siempre», «mientras utiliza la aplicación» o «nunca».

Pero cambiar la configuración puede desencadenar un mensaje desalentador: «Necesitamos la información de su ubicación para mejorar su experiencia», dice una aplicación. A los usuarios no se les hacen otras preguntas importantes, como si aprueban que la aplicación venda su historial de ubicación a otras empresas.

¿Por qué la gente no desactiva su ubicación?

Los sitios web y las aplicaciones hacen difícil, y a veces imposible, para la mayoría de las personas decir no a las prácticas agresivas de vigilancia y recopilación de datos.

Cuando las empresas establecen un valor predeterminado en un sistema, como «servicios de localización activados», es poco probable que la gente lo cambie, especialmente si no saben que hay otras opciones que pueden elegir.

Además, cuando resulta incómodo cambiar los servicios de localización, como ocurre en los sistemas iOS y Android de hoy en día, es aún menos probable que la gente opte por no incluir la recogida de datos de localización, incluso cuando no les guste.

Superar el poder de la pereza

Los investigadores de privacidad saben que a la gente no le gustan estas prácticas, y que muchos dejarían de usar estos servicios si entendieran el alcance de la recolección de datos.

Si la vigilancia invasiva es el precio de utilizar servicios gratuitos, muchos preferirían pagar, o al menos ver a las empresas sometidas a regulaciones más estrictas para la recopilación de datos. Las empresas también lo saben, por lo que utilizan una forma de coerción para garantizar la participación.

Hasta que la mayoría de los estados tengan regulaciones que, como mínimo, requieran que las compañías pidan el consentimiento explícito, los individuos necesitarán saber cómo proteger su privacidad. Aquí están mis tres sugerencias:

  1. Empieza por aprender a desactivar los servicios de localización en tu iPhone o dispositivo Android.
  2. Activa la ubicación sólo cuando se utilice una aplicación que claramente necesita una ubicación para funcionar, como un mapa.
  3. Evita aplicaciones, como Facebook, que busquen en su teléfono tanta información personal como sea posible; en su lugar, utiliza un navegador con modo privado, como Firefox, para acceder a estos servicios.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *